10 Salsas light de vegetales para tu dieta que te sorprenderán

Recetas con verduras perfectas para cualquier plato

¿Quieres probar algunas salsas bien ligeras? Aquí encontrarás 10 recetas. Todas con verduras y que disfrutarás en el acto. ¡No te las vayas a perder!


salsa de soja

Las salsas pueden ser la mejor compañía para infinidad de platos, una pasta integral, quizás una porción de pollo o pescado. Combinando algunos vegetales puedes crear las más diversas salsas para darles a cada plato un toque especial.

Salsa light de setas

Las setas, además de ser deliciosas, contienen muy pocas calorías, lo que las hace un alimento ideal para comer cuando estás haciendo dieta para perder peso.

Esta salsa de setas no requiere muchos ingredientes y puedes hacerla en pocos minutos, necesitas los hongos que más te gusten pueden ser portobelllos, gárgolas o champiñones u o bien una combinación, ajo, salsa de soya, extracto de tomate, cebollino y condimentos a gusto. Sofríe todos los ingredientes en una sartén (coloca cada uno de acuerdo al tiempo de cocción que requiera). Esta salsa va de lujo con arroz o tofu.

Salsa agridulce de tomate

La salsa de tomate es una de las más comunes por su relación con la polenta y las pastas, por ejemplo. Sin embargo, puedes darle una vuelta innovadora con un toque oriental agridulce para que tu dieta no sea monótona y agregar nuevos sabores. Esta salsa se prepara al estilo chutney e incluye tomates, cebolla, ciruelas, jengibre y algunos ingredientes poco tradicionales como el comino y la pimienta de cayena. Atrévete a probar nuevos sabores y haz tu dieta más divertida.

Salsa de verduras

Si lo que necesitas es incorporar más verduras a tu dieta (y te cuesta un poco) prueba esta salsa de verduras que contiene zanahoria, pimientos de todos los colores, ajo, calabaza y tomate.

Condimenta con sal y pimienta o las especias que más te guste y úsala en tus platos preferidos, sin culpa.

Salsa de brócoli

Este vegetal puede ser algo complicado para agregar a tu dieta, ya que posiblemente no te guste, pero con esta salsa de brócoli no dudarás en darle una nueva oportunidad. Hierve el brócoli (soporta el molesto olor, valdrá la pena), córtalo en trozos y sofríe en una sartén con dos dientes de ajo, luego procesa el resultado.

Lleva la salsa nuevamente a la sartén y espesa con un poco de fécula de maíz, aunque este paso no es obligatorio, agrega sal y pimienta a gusto… y disfruta una deliciosa salsa baja en calorías.

Salsa de pimientos

Disfruta tu plato favorito con una original salsa de pimientos. Necesitarás pimientos (si son de colores varios mejor ;)), tomate y alcaparras. Prepara la salsa en una sartén con un poco de spray vegetal y condimenta a gusto.

Esta salsa es ideal para picar unos bastones de zanahoria crudos como parte de una cena liviana, un fast food light y natural.

Salsa de albahaca

La albahaca es una plata que puedes usar casi sin límites en tu dieta para perder peso, puedes aprovechar su toque herbal para darle un sabor delicioso a cualquier plato. Lo mejor es que una salsa completamente cruda, lo que te brindará todos los nutrientes de sus ingredientes, además podrás prepararla en minutos y disfrutar.

Procesa unas cuantas hojas de albahaca bien limpias con un diente de ajo y algunas alcaparras, un chorrito de aceite de oliva y limón, condimenta a gusto. Una vez procesado agrega algunas alcaparras más enteras para darle otra textura. Disfruta esta salsa inspirada en el tradicional pesto en cualquier plato.

Salsa de calabaza

La calabaza, por ser baja en calorías, es uno de los componentes principales de cualquier dieta para adelgazar, además te aporta fibras, vitaminas y minerales.

Para hacer una salsa de calabaza, pica finamente una cebolla, un ajo y un pimiento del color que quieras, sofríe, agrega unos tomates picados sin piel ni semillas y finalmente incorpora puré de calabazas. Para darle un sabor especial puedes preparar la calabaza al horno en lugar de hervirla. Mezcla bien para que quede cremosa y sirve como más te guste.

Salsa criolla

Esta salsa le dará sabor a cualquier plato, como pollo a la plancha o tofo, que muchas veces pueden quedar algo insulsos. Pica bien pequeñas una cebollas, un pimiento y un tomate sin semillas.

Utiliza un bol para disolver una pizca de sal en media taza de vinagre, deja reposar durante 15 minutos. Agrega los vegetales cortados anteriormente y media taza de aceite de oliva. Mezcla y deja reposar durante unas horas para que se asienten los sabores. Puedes darle un toque mexicano con un poco de pimiento picante.

Salsa de zanahorias

Hierve dos zanahorias en caldo de verduras (casero en lo posible para evitar exceso de sal), agrega un ajo si prefieres. Una vez tiernas procesa las hortalizas con el mismo caldo.

Agrega curry, sal y pimienta a gusto, y poquito de perejil para finalizar. No dudes en probar esta salsa en este plato de pasta de calabacín, ideal para suplantar los hidratos de carbono de las harinas.

Salsa barbacoa cruda

Ya sabes que comer los vegetales crudos es lo mejor que puedes hacer, aprovecharás más sus propiedades y además te llenarás más (y comerás menos). La salsa barbacoa es una de las preferidas de más de uno, no hace falta que la olvides, prueba esta versión raw.

Necesitas una taza de tomates finamente picados, una cebolla pequeña picada, si te animas 1 chile, cilantro, zumo de limón y un poco de agua. Combina todos los ingredientes y deja reposar una hora o dos para que los sabores estén en su esplendor a la hora de servir.




Ningun Comentario

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en a Perder Peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+