La dieta de los gladiadores para cuerpos fuertes y esbeltos

Beneficios de la dieta flexiteriana de los luchadores romanos

¿Sabes que comían los gladiadores romanos? Si aspiras a lucir un cuerpo fuerte y esbelto, es muy probable que te lo hayas preguntado más de una vez. Lo cierto es que la dieta de los gladiadores, sin duda, te sorprenderá. ¿Por qué? Pues, continúa leyendo y…  ¡Descúbrelo por tí mism@!


Gladiador

¿Cuál es la dieta de los gladiadores?

En efecto, lejos de lo que se podría imaginar y para tu sorpresa, los gladiadores seguían una dieta básicamente vegetariana. Ahora bien, lo que se sabe de la dieta de los gladiadores surge de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Viena en Austria y de la Universidad de Berna en Suiza. Estas investigaciones fueron hechas a partir del análisis de los restos óseos de luchadores romanos, hallados en un cementerio de la actual Turquía.

A partir de estos estudios, surge que la alimentación de los gladiadores contenía muchos granos y muy poca carne. No obstante, por otra parte, el nivel inusualmente elevado de estroncio en los huesos encontrados, sumado a registros documentales, revelan el consumo de una bebida hecha con cenizas de plantas. Se trataría de una especie de tónico que los guerreros romanos bebían para recuperar las fuerzas perdidas y reparar los huesos lesionados en la lucha. Un tónico equivalente a los actuales suplementos de calcio y magnesio.

En cualquier caso, la comida de los gladiadores se basaba fundamentalmente en granos. En cambio, no hay evidencia que  pruebe la inclusión de carnes y lácteos en la dieta de los luchadores romanos. Se dice que los gladiadores eran prisioneros de guerra, esclavos, y convictos. Aún así, en la Antigua Roma, los médicos tenían la misión de cuidar la alimentación de los guerreros para asegurar un buen espectáculo.

Cabe señalar que por aquellos tiempos, existía una escuela de entrenamiento para gladiadores en las que se les indicaba la dieta que debían seguir. Dicha dieta incluía tres alimentos básicos: cebada, trigo y habas. Si bien esta dieta rica en carbohidratos, los proveía de la energía necesaria no sólo para la lucha, sino también para soportar los más de 20 kilos de armadura, era insuficiente en vitaminas, minerales y grasas. Obtenían estos, del consumo ocasional de pescados y mariscos. Las habas, por otra parte, aseguraban un buen aporte de proteínas.

Dieta de los gladiadores paso a paso

Lo cierto es que si quieres tener un cuerpo fuerte y esbelto, quizás te preguntes cómo hacer esta dieta. Pues bien si es así, te diré cómo adaptar la dieta de los gladiadores o al menos algunos de sus fundamentos, a tus requerimientos alimentarios, para mantenerte fuerte, activ@ y delgad@ al mismo tiempo.

Alimentos

Como ya sabes, los alimentos básicos de la dieta de los gladiadores no son más de tres o cuatro. En cualquier caso, es importante que sepas que te aporta cada uno de ellos. Descubre sus propiedades para comprender los beneficios de incluirlos en tu dieta.

  • ¿Para qué sirve la cebada? Pues bien, la cebada no sólo es una excelente fuente de carbohidratos, sino que además, existen estudios que dan cuenta que su consumo acelera el metabolismo y reduce los niveles de azúcar en sangre. De allí que constituye un muy buen alimento para mantener la energía, al mismo tiempo que te ayuda a bajar de peso.
  • ¿Cuáles son los beneficios de las habas? En cuanto a las habas, además de aportarte proteínas, son ricas en fibra, lo que les confiere maravillosas propiedades depurativas y desintoxicantes. Las proteínas en la dieta de la mano del ejercicio es lo que te permitirá tener músculos firmes y desarrollados.
  • ¿Qué propiedades tiene el trigo? Por último, el consumo de trigo en especial, en forma de germen o salvado de trigo o de sus granos como trigo integral, al igual que otros cereales enteros o integrales, como por ejemplo, el centeno, son alimentos con valiosos nutrientes. De allí que son muy buenos para la salud, además de ser ricos en fibras, muy necesarias en cualquier dieta saludable.

Recetas

Ahora que sabes cuáles son los alimentos básicos de la dieta de los gladiadores y para qué sirven, necesitas estar al tanto de cómo incluirlos en tu dieta. Ten en cuenta estas recetas.

  • Con salvado de trigo. Tal como te comenté, los cereales integrales como el salvado de trigo, no sólo son muy ricos en fibras lo que te ayuda a depurar tu organismo, sino que además, son ricos en nutrientes, vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita para estar sano y fuerte. Inclúyelos en batidos, rebozados, trufas y otras recetas.
  • Agua de cebada. Además de emplear la cebada en sustitución de otros cereales en diferentes preparaciones de panificados, puedes elaborar el agua de cebada que no sólo te aporta valiosos nutrientes, sino que también es ideal para bajar la barriga. ¡No dejes de probarla!
  • Recetas con habas. En el enlace anterior encontrarás diferentes preparaciones con habas, aptas para la dieta de los gladiadores. Muchas de estas recetas incluyen mariscos por lo que te aseguran el aporte de nutrientes para que tu dieta sea aún más completa y saludable. Cabe señalar que algunos autores hablan de alubias o frijoles. En cualquier caso, se trata de legumbres que también son muy ricas en proteínas y otros nutrientes.

Bebida energética rica en calcio

Si algo necesitaban los gladiadores era huesos sanos y fuertes. Para lograrlo, la dieta anterior parecería adolecer de aportes adecuados de calcio. Sin embargo, los huesos hallados mostraron un alto contenido en estroncio, lo que se correspondería con un porcentaje de calcio en los mismos, también mayor al de la población en general. Además, diversos estudios señalan que más allá que el calcio es esencial para la reconstrucción ósea, el estroncio favorece la regeneración de los huesos.

¿Cómo se explica esto a partir de una dieta aparentemente tan limitada? Pues bien, existe documentación que da cuenta de la preparación de una bebida muy particular. La misma se elaboraba con una mezcla de vinagre, cenizas de plantas y restos de huesos. Cabe destacar que estas infusiones de cenizas de madera y hueso eran muy ricas en estroncio y calcio. De tal modo, los gladiadores mantenían sus huesos fuertes, reducían el riesgo de fracturas en combate y aseguraban la rápida recuperación de las mismas, en caso que se produciesen. Para preparar estas infusiones ricas en calcio bastaba con añadir las cenizas de plantas y huesos a un vaso de agua caliente.

Menú para la dieta de los gladiadores

Por último, ahora que tienes toda la información que requieres sobre la dieta de los gladiadores, solo necesitas un menú para llevarla a la práctica en pleno siglo XXI. ¿Te gustaría elaborar tu propio menú? ¡Acompáñame! Te diré cómo hacerlo.

  • Desayuna como un gladiador. Comienza el día con un vaso de agua de cebada. También puedes emplear la cebada para elaborar batidos con leches vegetales. Por otra parte, te sugiero sustituir tus tostadas con pan de cebada, mucho más rico en nutrientes que el pan blanco convencional.
  • Almuerza como un guerrero. A la hora del almuerzo elige algún platillo a base de trigo bulgur. Este sucedáneo del arroz se adapta de maravillas a innumerables preparaciones como ensaladas, sopas, guisos, por lo que constituye una excelente alternativa al promediar el día.
  • Cena como un luchador romano. Por último, una buena opción para la cena es preparar un platillo a base de habas (también pueden ser alubias o frijoles) con algo de pescado o mariscos. Recuerda que los alimentos animales sólo se incluyen en cantidades mínimas.

¿Has probado la dieta de los gladiadores?

Ver resultados

Loading ... Loading ...



Ningun Comentario

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en a Perder Peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+