Qué aceites usar en una dieta para perder peso y tratar hígado graso

Aceites antioxidantes que desintoxican el hígado y reducen el tejido graso

Los aceites son alimentos que debes tener en cuenta tanto para el tratamiento del sobrepeso y el hígado graso. Por ello, es importante que conozcas qué aceites puedes elegir y usar en una dieta para reducir el tejido graso, perder peso, tratar el hígado graso y desintoxicarlo. El hígado graso es una de las complicaciones más comunes que se asocia al sobrepeso, y que necesita un tratamiento especial, con una dieta especial que incluya alimentos especiales. Dentro de los alimentos a tener en cuenta está el aceite. Pero, para ello es necesario conocer que aceite usar.


640px-Olivenol_Weibrot_und_grobes_Salz

Los aceites son alimentos que debes tener en cuenta tanto para el tratamiento del sobrepeso y el hígado graso. Por ello, es importante que conozcas qué aceites puedes elegir y usar en una dieta para reducir el tejido graso, perder peso, tratar el hígado graso y desintoxicarlo.
El hígado graso es una de las complicaciones más comunes que se asocia al sobrepeso, y que necesita un tratamiento especial, con una dieta especial que incluya alimentos especiales. Dentro de los alimentos a tener en cuenta está el aceite. Pero, para ello es necesario conocer que aceite usar.

Aceites saludables para el hígado graso

  • Aceite de sésamo. Este aceite obtenido del prensado en frío de las semillas de sésamo, es altamente rica en antioxidantes que protege al hígado, ayudando a eliminar las toxinas y residuos que pueden perjudicar al órgano hepático. Por otra parte, este aceite aporta una alta cantidad de vitamina E, que reduce la inflamación de los hepatocitos (células del hígado). Este aceite, al ser rico en antioxidantes naturales, mejora el metabolismo y graso, ayudándote a perder peso.
  • Aceite de linaza. El aceite de linaza es el producto de las semillas de linaza o lino es un tipo de aceite rico en ácidos omega 6 y ácidos omega 9, dos ácidos grasos insaturados que reducen la síntesis de colesterol hepático, evitando que las grasas se depositen en el hígado.
  • Aceite de cártamo. Dicho aceite también tiene un alto contenido en ácidos grasos insaturados, que mejoran el metabolismo hepático, evitando la acumulación de grasas y toxinas. Por otra parte, este aceite también te ayuda a reducir el apetito, aumenta la combustión de las grasas y por ende te puede ayudar a perder peso.
  • Aceite de hígado de tiburón. Si bien es más difícil de conseguir, este aceite contiene una sustancia llamada escualeno, que previene la acumulación de triglicéridos en el hígado, evitando la esteatosis hepática o hígado graso. Al mejorar el metabolismo graso, también puede ayudarte a perder peso.

Aceite de oliva, uno de los mejores aceites para la salud cardiovascular

A estos aceites hay que sumarle el aceite de oliva, un aceite rico en antioxidantes naturales, vitamina E y ácidos grasos omega 3, que estimula que las grasas en sangre y depositada en diferentes partes del cuerpo se trasladen al hígado para ser metabolizadas y eliminadas. Protege el sistema cardiovascular, el hígado y te ayuda a perder peso. Por otra parte, te brinda saciedad.

Ahora que conoces algunos de estos aceites, necesitas conocer cómo usarlos o consumirlos

Este punto es importante, ya que para que el aceite aporte todas estas propiedades es importante utilizarlo en forma cruda, como condimento. Evita las frituras o preparaciones en la cuales utilices el aceite para cocinar, ya que este es perjudicial para la salud.




Un comentario

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en a Perder Peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar
2013-11-05 23:10:12

Comentario oculto debido a bajos rating. Click here to see.

Me gusta: Thumb up 1 Thumb down 5

 

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+

MENSAJE IMPORTANTE

La misión de APP y sus colaboradores es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.