Cómo tratar el hígado graso

Reducir la acumulación de grasas para prevenir complicaciones

El hígado graso es una de las patologías que más ha crecido en los últimos años, especialmente el que tiene causas no alcohólicas. Siempre es importante prevenirlo, pero si ya estás sufriendo de esta enfermedad, es importante que conozcas cómo tratarla para reducir la acumulación de grasas y así evitar posibles complicaciones.


640px-Fresh_cut_fruits_and_vegetables

El hígado graso o esteatosis, una enfermedad epidémica

El hígado graso es una enfermedad metabólica que se caracteriza por la acumulación de grasa en los hepatocitos (células del hígado), y en ocasiones la inflamación del órgano. A esta enfermedad también se la conoce como esteatosis.

Debido al crecimiento de esta enfermedad en los últimos años, los organismos internacionales consideran que alcanza proporciones epidémicas. Entre el 20 al 30 % de los adultos de la población general la padecen y este número aumenta entre un 70 a 90% en personas obesas.

Estas cifras son alarmantes, por ello es muy importante poner énfasis en la prevención, para lo cual es necesario que pongas el ojo en sus factores de riesgo (obesidad, diabetes, dislipemias, hipertensión arterial).

No obstante las medidas preventivas a base de dieta, ejercicio físico y cambios de hábitos de vida, debes tener presente cómo se trata el hígado graso no alcohólico cuando ya está instalado.

En primer lugar, y antes de informarte cómo se trata, es importante que este debe ser integral, en el cual deben participar diferentes profesionales de la salud, tales como cardiólogos y especialistas en metabolismo y nutrición.

Tratamientos para el hígado graso

  • Dieta. La alimentación es fundamental en el tratamiento de dicha enfermedad. La dieta debe ser libre de alcohol, reducida en grasas y azúcares simples y hepatoprotectora.
    ¿Quieres recibir mas consejos en vídeo? Suscríbete a nuestro canal de YouTube
  • Perder peso. La pérdida de peso es fundamental para tratar el hígado graso, por ello la dieta debe ser, además, baja en calorías. Por otra parte, debes realizar ejercicio físico para aumentar el metabolismo. Esto también te ayudará a reducir tanto el colesterol como los triglicéridos en sangre, además de normalizar la glucosa en sangre. Todos estos parámetros suelen estar elevados en esteatosis.
  • Elimina medicamentos que puedan ser potencialmente hepatotóxicos. Es importante que consultes con tu médico acerca de los medicamentos que estás tomando, ya que hay muchos de ellos pueden perjudicar el hígado. Si bien son muchos y por ello debes consultar con tu médico, dentro de los más comunes puedes encontrar analgésicos como el paracetamol, antiinflamatorios como el diclofenac, medicamentos para el colesterol como la Lovastatina, etc.
  • Tener en cuenta la combinación de ciertas dietas y ciertos medicamentos. Si a estos u otros medicamentos hepatotóxicos los combinas con una dieta hipoproteica, la actividad del citocromo P-450 (parte del hígado donde se metabolizan los medicamentos y el etanol (alcohol) disminuye, en consecuencia perjudica la función hepática. Este proceso favorece la aparición de hígado graso. Otro ejemplo es el consumo de un analgésico como el paracetamol de una persona que ayuna. En este caso, también la función del citocromo P-450 también se altera, promoviendo la aparición de hígado graso.
  • Cambio de hábitos alimenticios y de vida. Es importante que tomes conciencia que esta enfermedad surgió por diferentes causas y que en gran parte se debe a hábitos alimentarios y de vida incorrectos. Por ello, es necesario realizar una terapia del comportamiento, para tomar conciencia de la necesidad de realizar un cambio de vida para evitar que dicha enfermedad avance.
  • Tratamiento con medicamentos. En ocasiones, además de los cambios de hábitos, la dieta y el ejercicio, es necesario la prescripción de ciertos medicamentos. Algunos de ellos son las drogas que mejoran la sensibilidad a la insulina (metformina), agentes antioxidantes o citoprotectores, como por ejemplo vitamina E, vitamina C, vitamina B12 y ácido ursodeoxicólico.

640px-Fresh_cut_fruits_and_vegetables

En definitiva, muchos son los tratamientos a realizar para el hígado graso, y todos ellos se deben efectuar en forma conjunta para que el resultado sea efectivo y duradero. Obviamente, el manejo de todos y cada uno de estos tratamientos debe estar a cargo por diferentes profesionales de la salud.

No olvides que la mejor forma de evitar llegar a este punto es tener buenos hábitos alimentarios y que te permitan cuidar tu salud y tener una mejor calidad de vida.




Ningun Comentario

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en a Perder Peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+

MENSAJE IMPORTANTE

La misión de APP y sus colaboradores es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.