Cómo evitar el efecto yo yo cambiando hábitos

Hábitos alimentarios correctos para reducir el efecto yo yo

Muchas personas se preguntan cómo evitar el efecto yo yo, luego de llevar a cabo una dieta. Pues bien, como este efecto se caracteriza por subir y bajar de peso en forma constante, es posible poner fin a esta situación cambiando hábitos. Para lograr este objetivo te brindaré una serie de tips o consejos, que te ayuden a incorporar hábitos alimentarios correctos para reducir el efecto yo yo.


Efecto yo-yo

Qué es el efecto yo yo y cómo se relaciona con los hábitos alimentarios

El efecto yo yo es un efecto recurrente en aquellas personas que realizan una dieta para adelgazar. Este se hace más pronunciado luego de hacer una dieta restrictiva o muy baja en calorías, en la cual una vez logrado el peso deseado, el cuerpo tiende a buscar el equilibrio subiendo de peso.

En todo este proceso de subi y baja de peso, es imprescindible tener presente los hábitos alimentarios, a los cuales no se les da demasiada importancia, pero que pueden solucionar desde el vamos el efecto yo yo.

Los hábitos alimentarios son aquellos hábitos que se tienen incorporados a la vida cotidiana.

Estos hábitos alimentarios dependen de muchos factores

  • Culturales.
  • Ambientales.
  • Disponibilidad de comida o productos.
  • Familiares.
  • Psicológicos, entre otros.

Pues bien, teniendo en cuenta toda esta información, la pregunta del millón sería, ¿cómo evitar el efecto yo yo cambiando hábitos?.

  • Esto se logra tomando conciencia de los alimentos que comemos y bebemos. No es una tarea sencilla, pero al lograrlo no sólo te estarás asegurando evitar el efecto yo yo, sino también mejorarás tu calidad de vida.
  • Es importante “aprender a comer”. La comida no sólo es engullir.
  • Es un hábito que te permite moverte, hacer tu actividad diaria, en definitiva te permite vivir.
  • Además, la comida debe ser un momento placentero y no de culpa.

Hábitos alimentarios correctos para reducir el efecto yo yo

  • Ante todo debes organizar tu día de comida, realiza 6 comidas al día: 4 comidas principales y 2 colaciones a media mañana y media tarde. Esto evitará que llegues a la noche con mucha hambre y comas lo primero que encuentres.
  • No saltees el desayuno. Este es la comida principal del día. Es el que te brinda las fuerzas para encarar tu día de actividades. Evita la mantequilla, margarina y alimentos con alto contenido en grasa. Un buen desayuno debe incluir cereales y frutas.
  • Debes respetar las porciones. Utiliza platos pequeños, excepto para las ensaladas que pueden ser porciones más abundantes. No te sirvas 2 veces la misma porción.
  • Las comidas más abundantes deben ser desde el desayuno hasta el almuerzo, luego debes consumir menos cantidad. Como dice el refrán Desayunar como un rey, comer como un príncipe, cenar como un mendigo”.
  • Si puedes después de cenar sal a caminar, es un buen hábito y te permitirá descansar mejor.
  • No te acuestes inmediatamente después de comer o cenar.
  • Si vas al mercado, asegúrate de no tener hambre. Esto hace que te tientes con lo primero que encuentras.
  • Incorpora frutas y verduras a tus comidas diarias. Consume por lo menos 5 porciones de frutas y verduras al día. Estas aportan antioxidantes naturales, agua, saciedad y pocas calorías. Al consumirlas no le agregues salsas, ni cremas. Consúmelas preferentemente crudas y frescas.
  • Consume carnes en forma moderada, prefiere la carne de pescado de mar, pollo sin piel y carnes rojas sin grasa visible.
  • Consume lácteos descremados. Cómelos en el desayuno, merienda y/o colaciones, suelen ser muy buenos aliados a la hora de brindar saciedad con pocas calorías.
  • Consume cereales, 3 o 4 porciones diarias, son necesarias para que puedas obtener todas las energías para realizar tus actividades cotidianas. Elige los cereales integrales, aquellos que tienen un alto porcentaje de fibra, la cual te brinda saciedad y ayuda a depurar tu organismo de residuos que no necesita. Avena, salvado, semillas de linaza, chía, sésamo, girasol, arroz integral, pastas integrales, barras de cereal dietéticas, etc, son una muy buena opción.
  • Evita las harinas blancas y sus derivados (amasados de pastelería, galletas en general, bollos, tortas, etc.)
  • Dentro de lo dulces elige los dietéticos. Sólo para consumir en el desayuno y/o merienda.
  • La mejor bebida es el agua, esta no sólo brinda saciedad, sino también depura el cuerpo. Si no te apetece el agua, opta por zumos naturales sin azúcar, concentrados sin azúcar, refrescos dietéticos. Si sueles tomar vino, que sea tinto y no más de 2 copas por día. Evita la cerveza o cualquier otra bebida con alcohol.
  • No abuses con la sal. Si se consume en exceso te puede ocasionar hipertensión y/o retención de líquidos.
  • Es necesario hacer ejercicio físico en forma rutinaria, aunque sólo sea caminar por 40 minutos por día.

Poner en práctica estos hábitos alimentarios correctos, te ayudarán no sólo a evitar el efecto yo yo, sino también diferentes complicaciones en tu salud, derivadas del sobrepeso y la obesidad.

Es importante tener presente que los mejores alimentos son aquellos que nos presenta la naturaleza en su forma simple.

Recuerda que tú eres el artífice de tu propio destino, de ti depende.




Un comentario

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en a Perder Peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar
2010-02-24 03:16:31

Andrea quería comentarte que hoy es mi segundo día y sentí menos hambre que ayer, ademas quería saber si saben cuantas galletas se pueden comer al día, cuantas salchichas y si se pueden comer hamburguesas del supermercado..esas que vienen listas..

Me gusta: Thumb up 0 Thumb down 0

 

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+