APP > Dietas > Lista de dietas > Dieta Paleo, una revolución para estar en forma, de la mano de Marcos

Dieta Paleo, una revolución para estar en forma, de la mano de Marcos

Una concepción de alimentación cercana a la naturaleza

¿Quieres leer lo que le llevó a Marcos a estar en forma y a sentirse saludable con la alimentación y el ejercicio que consideró adecuados? ¡Pues entonces no dejes de leer esta entrevista con el responsable de Fitness Revolucionario!

marcosvg

Algunas personas sostienen facilidad para engordar y otras para estar delgados. Pero no por eso se sienten saludables o a gusto con su figura. Este es el caso de Marcos, responsable de Fitness Revolucionario, quien comenzó a llevar una Dieta Paleo y un método de entrenamiento basado en los ejercicios que se hacían en tiempos remotos para estar mejor.

¿Y saben qué? Esta auténtica vuelta a las raíces le trajo excelentes resultados. Y así es como hoy por hoy comparte lo que va descubriendo en su blog y te va a contar en esta entrevista cosas interesantísimas para que puedas estar en forma, delgado y saludable.

-Tu caso es diferente: no tenías problemas de sobrepeso, pero descubriste que la dieta que llevabas no te ayudaba. ¿Cómo fue que decidiste cambiar?

-Así es, mi problema era más bien el contrario. Era muy delgado y me costaba muchísimo ganar un poco de músculo, a pesar de que iba religiosamente al gimnasio (correr en cinta y hacer máquinas) y me alimentaba según la pirámide oficial de nutrición, probando incluso esquemas supuestamente muy saludables como corrientes vegetarianas.

Todo cambió para mí cuando empecé a preguntarme cómo en la antigüedad tenían cuerpos tan perfectos (juzgando por las esculturas que llegaron hasta nosotros) sin acceso a todos los aparatos sofisticados, suplementos e información de nutrición que tenemos hoy día.

A partir de esto, mi cambio se inició con el entrenamiento. Dejé de correr y de hacer máquinas (además me aburría muchísimo) y empecé a entrenar de manera natural, con ejercicios corporales, intentando simular cómo se entrenaban los guerreros en eras pasadas o los cuerpos de fuerzas especiales en la actualidad (que desde luego no utilizan maquinitas de gimnasio).

Logré mejores resultados en los siguientes seis meses que los había logrado en todos los años anteriores, con menos esfuerzo y además divirtiéndome con los entrenamientos y aprendiendo a controlar mi cuerpo. Ahí empezó todo.

-¿Cuál método o forma alimenticia es la que tomaste como propia para lograr este cambio?

-A partir de mi experiencia con el entrenamiento, hice la siguiente reflexión. “Si entrenando como lo hacíamos antes logré resultados notablemente mejores, ¿es posible que comiendo como comían antes mejore también mi salud?”.

Empecé a investigar este tema y descubrí que muchas personas se habían hecho la misma pregunta antes que yo, y que había gran cantidad de estudios sobre los beneficios de utilizar dietas ancestrales, un tema que había sido estudiado por diferentes expertos a lo largo de todo el siglo XX y que había derivado en una corriente más reciente, denominada Dieta Paleolítica (hoy muchísimo más grande que cuando yo empecé a introducirme en el tema), que proponía precisamente eso.

La lógica detrás de este concepto es que el hombre (como homínido) tiene unos 2.5 millones de años de historia, y durante el 99.5% de esa historia fue cazador-recolector. Esto implica que comíamos únicamente lo que podíamos cazar o recolectar. Es decir, nuestra alimentación estaba limitada a carnes, pescados, huevos, plantas, frutas, raíces, algunos tubérculos y algo de miel cuando la encontrábamos. La agricultura y ganadería aparecieron hace sólo 8.000-10.000 años (muy poco en términos evolutivos), y por tanto no estamos completamente adaptados a ingerir cereales y lácteos, y por supuesto mucho menos a los alimentos industriales que aparecieron a raíz de la revolución industrial (harinas refinadas, azúcares, aceites vegetales de semillas etc).

Cuando dejé de basar mi alimentación en cereales, panes, pasta, lácteos etc y empecé a priorizar alimentos como los que menciono arriba, a los que los humanos siempre tuvimos acceso, noté no sólo un gran progreso en mi aspecto físico, sino también en mis niveles de energía y salud general.

Ahí me di cuenta de que en el ámbito de la alimentación y la actividad física todas las complicaciones modernas son realmente distracciones, muchas veces orquestadas por intereses comerciales, que no nos ayudan a estar en forma ni a tener una buena salud.

Esta idea lógica está hoy día respaldada por muchísimos estudios científicos y ensayos clínicos en múltiples poblaciones, pero los dogmas nutricionales e ideas arraigadas después de tantos años no cambian fácilmente.

-¿En qué crees que se equivocan los nutricionistas o, al menos, la “versión oficial” de la nutrición?

-Hay varios problemas. Creo que uno de los mayores errores de las recomendaciones generales de nutrición fue recomendar dietas bajas en grasa. Está demostrado en la actualidad que son las menos efectivas para perder peso, y al contrario de lo que se pensó durante mucho tiempo, la grasa saturada no contribuye a la enfermedad cardiovascular ni a la obesidad, justo al revés.

Situar los cereales en la base de la pirámide es otro error conceptual importante. Como decíamos antes, un alimento que no comimos durante el 99.5% de nuestra historia no debería formar la base de nuestra alimentación. No estoy diciendo que debamos eliminar los cereales por completo, algunas personas los toleran mejor que otras, pero desde luego no deberían representar una parte importante de nuestra alimentación (más detalle). Debemos entender también que la pirámide nutricional se desarrolló en los años 70 guiada más por intereses comerciales que por datos científicos.

Es un error también centrarse en exceso en calorías y nutrientes, en vez de hablar de alimentos. El motivo es que cuando ponemos tanto énfasis en calorías, macronutrientes y micronutrientes, la industria alimentaria nos engaña fácilmente, produciendo pseudo-alimentos, que vienen en bonitas cajas con etiquetas y nutrientes añadidos en una fábrica (más detalle).

Si nos fijamos sólo en esos aspectos podemos pensar que a nuestro cuerpo le da igual comer un filete de verdad o una naranja, que un producto artificial preparado en una fábrica con nutrientes sintéticos, y la realidad es que es muy diferente. Por este mismo motivo ninguna leche de fórmula para bebés ha podido igualar los beneficios de la leche materna, que por cierto es alta en grasas saturadas y colesterol.

No debemos pensar que todo lo natural es mejor (la cicuta es un buen ejemplo), pero sí debemos utilizar la naturaleza como modelo, y priorizar siempre alimentos en la forma más cercana a cómo se encuentran en la naturaleza, a cómo los consumimos durante millones de años.

Y por último, destacaría la equivocada idea de que hay una forma de alimentación universal para todos. Las recomendaciones actuales, que se basan en una cantidad de carbohidrato del 50-60% de las calorías es totalmente contraproducente para una población eminentemente sedentaria. Esa cantidad enorme de carbohidrato sólo tendría sentido para atletas, pero aplicado a una población con poca actividad física contribuye a los niveles actuales de obesidad. El infundado miedo a las grasas y a las proteínas ha llevado a este desequilibrio.

Pero sería injusto meter a todos los nutricionistas en el mismo saco. A pesar de que estos equivocados conceptos son los que se siguen enseñando en la mayoría de universidades (las reformas tardan mucho tiempo en llegar), tengo la suerte de colaborar con muchos dietistas y médicos que están adoptando ya con éxito todos estos nuevos conceptos en sus pacientes.

-En tu blog hablas de La Revolución, de una revolución que incluye a la nutrición pero también muchas otras cosas más. ¿Cuál es esta revolución que propones?

-Exacto. La alimentación, con toda su importancia, es sólo un ejemplo más de la necesidad de respetar nuestra herencia genética. Como decía al principio, entrenar de manera natural produce mejores resultados que hacerlo en máquinas que limitan nuestros movimientos y fuerzan trayectorias artificiales. Lo mismo aplica a la alimentación como hemos visto.

Y por el mismo motivo, hoy está muy demostrado que muchos elementos de la vida moderna perjudican seriamente nuestra salud, como por ejemplo exponernos poco al sol, pasar mucho tiempo sentados, abusar de las luces artificiales por la noche (interfieren con nuestro ritmo circadiano), el estrés crónico, el exceso de higiene etc.

marcosvg

-¿Y el Fitness Revolucionario? ¿Cómo lo conceptualizarías?

-El nombre de “Revolucionario” intenta ser un juego de palabras, ya que por un lado es un enfoque “evolucionario”, es decir, basado en respetar la evolución humana a través del conocimiento de disciplinas científicas como la biología evolutiva, y también Revolucionario, ya que implica una forma muy diferente de ver la salud a lo que encontramos en muchos medios tradicionales. Pero no es charlatanería, y una de las cosas que me he esforzado por hacer es respaldar todas mis recomendaciones con estudios científicos serios que apoyan los principios que promulgo.

-Por último, aquí puedes añadir lo que consideres necesario.

-Me gustaría simplemente destacar que tenemos mucho más control sobre nuestra salud y nuestro cuerpo del que pensamos. Existen demasiados “gurús” en el mundo de la salud sin tener ningún respaldo científico ni lógica que sustente sus ideas.

Utilizar la biología evolutiva como base y el respaldo de estudios científicos es para mí la mejor forma de lograr una visión unificada e integrada de la salud, en todas sus dimensiones. Pero ninguna teoría puede reemplazar la experiencia práctica de cada uno. Todos somos humanos, pero todos somos diferentes. Hay ciertas pautas universales, pero a partir de eso cada uno debe experimentar y probar lo que mejor le funciona.

jejorge

Amante de la gastronomía, bebedor empedernido de té verde y especialista en remedios caseros.

Sígueme en Google+

¿Te ha sido útil esta entrada? NoSí
Loading ... Loading ...

MENSAJE IMPORTANTE

La misión de APP y sus colaboradores es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.




Ningun Comentario en “Dieta Paleo, una revolución para estar en forma, de la mano de Marcos”

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en A perder peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+


Suscribete al boletin ¡Es Gratis!



¿Cuál de estas curas te gustaría probar?

Ver resultados

Loading ... Loading ...

Suscribete al boletin ¡Es Gratis!