APP > Dietas > Lista de dietas > La dieta baja en carbohidratos con la que Vicente perdió 24 kilos

La dieta baja en carbohidratos con la que Vicente perdió 24 kilos

Si quieres conocer al detalle la dieta con la que Vicente consiguió perder 24 kilos, no dejes de leer esta nota. ¡Un ejemplo a tener en cuenta!

vicente t



¿Te gusto la anterior entrevista que hicimos con Vicente? En ella, él te había contado su técnica para perder 24 kilos. Mucha gente se quedó con la duda de qué era lo que comía puntualmente y, por esta misma razón, vamos con esta nueva nota.

Vicente es ingeniero y escribe a menudo en su blog No Vuelvo a Engordar (http://www.novuelvoaengordar.com/), donde comparte las cosas que fue investigando y descubriendo con respecto a la nutrición. Ahora, te va a contar al detalle qué es lo que dio tan buenos resultados.

-Mucha gente se ha quedado preguntando en la anterior entrevista acerca de cómo es la dieta con la que lograste perder peso. ¿Nos cuentas un ejemplo de lo que comes habitualmente? ¿Cómo sería un menú habitual?

-Últimamente no tengo hambre al levantarme así que desayuno solo un café con nata, sin ningún tipo de edulcorante. Algunos días también tomo una ración de frutos secos variados, unos 50g, en el desayuno. Si tuviera hambre comería algo más, como por ejemplo unos huevos fritos, pero no suelo hacerlo. A media mañana suelo tomar otro café, solo o con leche.

La comida típica sería una ensalada de primer plato y una pieza de carne o pescado de segundo, quizá acompañada de pimiento o berenjena al horno. Y si la carne o el pescado no tienen mucha grasa añadiría una porción de mantequilla. Sin pensar en cantidades, comiendo hasta estar saciado. Como postre muchas veces tomo un yogur bífidus natural o griego natural, nunca en versión desnatada y nunca con edulcorantes. Algunos días sustituyo el yogur por una pieza de fruta.

A media tarde suele apetecerme otra ración de frutos secos (50g) y un café descafeinado con un poco de nata.

Para cenar suelo tomar un vaso de leche kefirada, hecha en casa, y por ejemplo un trozo de carne a la plancha acompañado de brócoli y un poco de mantequilla. Si eso me deja con hambre puedo tomarme también un yogur (bífidus o griego natural).

Aparte del café, solo bebo agua.

-¿Has tenido diferentes fases en tu dieta? Es decir, ¿comes lo mismo ahora que cuando comenzaste y la dieta se te ha transformado en un estilo de vida? ¿O al principio de la dieta llevabas otra clase de alimentación más “rigurosa”?

-No, no como lo mismo. Cuando estaba adelgazando y ya seguía una dieta baja en carbohidratos, pesaba la comida para contabilizar hasta el último gramo de carbohidratos. Y hacía cosas que ahora no haría, como por ejemplo tomar mayonesa hecha con aceite de girasol o de soja. Ahora sigo prestando atención a no tomar demasiados carbohidratos, pero no consumo alimentos poco saludables, como los aceites de semillas, aunque tengan pocos hidratos de carbono. Como comenté en la primera parte de la entrevista, mientras adelgazaba contabilizaba las calorías, pero llevo meses sin hacerlo.

Efectivamente ahora mismo para mí es un estilo de vida, pues no tengo la sensación de “estar a dieta” ni pienso que voy a comer de otra forma en el futuro. Cuando los resultados son tan espectaculares y la salud mejora, y físicamente te ves tan bien, es lógico decidir que quieres seguir comiendo igual. Lo que otros pueden ver como un sacrificio, no lo es, porque la compensación es enorme.

En cuanto a si era antes más riguroso, creo que al contrario, me parece que cuanto más tiempo llevas con esta forma de comer más sencillo es seguirla y menos tentador se vuelve comer los alimentos que te hicieron obeso. Te acostumbras a comer sano. Mi pensamiento es: prefiero tener el abdomen como lo tengo ahora a comerme un pastel de chocolate.

-¿Consideras que se pasa hambre con esta clase de dietas bajas en hidratos de carbono o es cuestión de acostumbrarse a no comer esta clase de productos -que tienen algo de adictivo, por cierto-?

-Yo no paso hambre. De hecho un día en el trabajo ¡se me olvidó ir a comer! y cuando me di cuenta eran las cuatro de la tarde. No había sentido sensación de hambre en ningún momento. En el último año no recuerdo haber escuchado mi estómago rugir por hambre ni una sola vez. Es típico en los experimentos científicos con dietas como la mía que los participantes, aunque no les limiten la cantidad, siempre acaban comiendo menos comida que los que siguen otras dietas en las que sí les limitan la cantidad de comida y sí pasan hambre.

Además, no hay que tener miedo a comer: yo si tengo hambre, como. Hay que desterrar la idea de que se engorda por comer demasiado y hacer poco ejercicio. Si tienes hambre debes comer, sin pensar en la cantidad, sino solo en saciar el hambre. La obesidad no viene de comer demasiado, sino de comer los alimentos que no debes. Si tienes hambre y comes brócoli y un huevo frito, o cocido, y un trozo mantequilla, y comes hasta quedar saciado, no estás engordando.

Como digo: si tienes hambre, hay que comer, pero no consumas alimentos que tengan hidratos de carbono como pan, pizza, o cereales de ninguna clase. Al menos hasta que alcances tu peso objetivo. En ese momento puedes plantearte reintroducir la patata, el arroz o las legumbres y observar cómo reaccionan tu cuerpo y tu peso.

En cuanto a lo adictivo de ciertos alimentos, creo que es indiscutible que es así. Creo que los alimentos naturales, la comida de verdad, como la carne, los huevos, o los vegetales frescos no generan adicción, ni un impulso de seguir comiéndolos. Comes lo que el cuerpo necesita y el deseo de comer desaparece de forma natural. En cambio los alimentos procesados o los ricos en carbohidratos, como los que contienen trigo o azúcar, no nos cansamos de comerlos y nos hacen vivir con permanente sensación de hambre.

vicente t

-Por último, aquí puedes añadir lo que consideres necesario.

-Hay diferentes modalidades de dietas bajas en hidratos de carbono. Si alguien quiere seguir una dieta como la mía yo le recomendaría empezar leyendo la página de Andreas Eenfeldt en la que describe cómo es la dieta baja en carbohidratos y alta en grasa (LCHF). Esa página es: http://www.dietdoctor.com/lchf y hay una traducción al español enlazada en la propia página.

Una vez hecha esa lectura, yo recomendaría fijarse una cantidad diaria de carbohidratos y durante un tiempo pesar la comida para saber exactamente cuántos carbohidratos se están consumiendo cada día. Si se fija una cantidad muy pequeña hay que tener en cuenta que lo irrenunciable son siempre los vegetales frescos, los de hoja.

Por ejemplo se puede empezar con 40 ó 50 g diarios de carbohidratos como máximo. Si esa cantidad nos parece pequeña, hay que recordar que nuestro cuerpo no necesita carbohidratos para estar sano ni los necesitamos para tener energía. Al contrario: no consumir hidratos de carbono hace que te sientas con más energía a todas horas. No todos necesitamos restringir carbohidratos en la misma medida. Hay que probar cómo nos va con diferentes cantidades.

Algunas personas creen que es mejor llegar a esos 40-50g diarios de carbohidratos de forma gradual desde la dieta que estemos llevando hasta este momento. Parece razonable.

Finalmente, como resumen de cómo es mi dieta, yo destacaría los siguientes puntos:

  • Ignorar las calorías de los alimentos. No seguir leyendo hasta no tener asimilado que: “ha sido pensando en las calorías de los alimentos como hemos acabado engordando”. Si sigues pensando en las calorías nada cambiará.
  • Comer carne, pescado, huevos, vegetales frescos (los que crecen sobre el suelo, no bajo él) o de hoja, frutos secos, etc. Si se quiere se pueden consumir lácteos fermentados.
  • Evitar el azúcar. Olvidar los postres con azúcar, los lácteos con azúcar, los dulces, las bebidas azucaradas, etc. Cero gramos de azúcar al día.
  • No consumir productos anunciados como “bajos en grasa”. Consumir siempre carne, pescado y productos lácteos con su grasa e incorporar mantequilla y nata a la dieta.
  • Evitar los alimentos procesados: los que tienen listas enormes de ingredientes y solo existen gracias a fábricas, industrias o panaderías. Eso incluye carnes procesadas, comidas preparadas, cualquier tipo de producto procedente de semillas, como los cereales (pan, pasta, pizza, etc.). Los cereales, ni refinados ni integrales. Evitar los aceites de semillas (girasol, colza, soja, etc.) y por supuesto la margarina. No por las calorías del aceite, sino por salud.
  • Comer fruta con moderación (¿una pieza al día, como mucho?).
  • Beber agua. También se puede beber café o té, sin edulcorantes de ningún tipo. Olvidar la cerveza.
  • Comer cuanto y cuando el cuerpo lo pida.
  • Hacer deporte, si la condición física lo permite.

Si el objetivo es bajar peso, hay que tener controlado hasta el último carbohidrato que se consume (los vegetales frescos tienen salvoconducto). Si ves que vas bajando de peso, o si tan solo quieres mantenerlo, puedes probar a comer arroz, patata o legumbres con moderación.

jejorge

Amante de la gastronomía, bebedor empedernido de té verde y especialista en remedios caseros.

Sígueme en Google+

¿Te ha sido útil esta entrada? NoSí (Puntos: +2; votos: 2)
Loading ... Loading ...



Un comentario en “La dieta baja en carbohidratos con la que Vicente perdió 24 kilos”

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Loading Facebook Comments ...
Comenta en A perder peso - Remedios, trucos y consejos para adelgazar
2014-11-22 18:22:59

yo logre bajar 15 kilos en solo 3 meses, sin dieta ni ejercicio, sin ningun efecto colateral y sin efecto rebote, feliz despues de 6 meses en mi peso ideal por eso las recomiendo.
las encontre en facebook/ HTB max international.

Me gusta: Thumb up 1 Thumb down 0

 

Avisarme cuando haya nuevos comentarios!

Comenta en Google+


Suscribete al boletin ¡Es Gratis!



¿Qué haces para acelerar tu metabolismo?

Ver resultados

Loading ... Loading ...

Suscribete al boletin ¡Es Gratis!